lunes, 24 de junio de 2013

Ocaso





No te vayas por favor, todavía no, quédate aunque solo sea un ratito más…

Dicen por ahí que mañana volverás, pero a mí siempre me consume la duda.



viernes, 21 de junio de 2013

Princesa






Todos los besos que entregas son prestados o robados. Dices te quiero por contrato y a la velocidad de la luz.

De espaldas a la barra, triunfas bajos los focos como una artista de variedades. Te sientan bien las luces cenitales y opacas. Miras con descaro y te ofreces sin pudor.

Fijas el precio de un susurro, descruzas las piernas sobre el taburete y avanzas de la mano del recién estrenado cliente, dando a entender en cada golpe de cadera, lo que pueden esperar de ti.

Desfilas como una estrella fugaz, igual que una margarita en espera del otoño, a la manera de una princesa olvidada...

Cada vez es todas las veces.

Los sueños que soñaste se pierden como vilanos en el aire del atardecer.

Te entrego el dinero y aventuras un nombre falso.

Mientras te desvistes pienso que,

no todo está perdido,
aun hay primavera en el fondo de nuestro corazón.

Foto: Rocío Brage

miércoles, 12 de junio de 2013

Volver



Para poder volver a casa algún día, primero tendrás que marcharte.

Te vi subir por la cuesta que lleva hasta las primeras viviendas. Había pasado mucho tiempo, quien sabría decir cuánto, pero te pareció que los prados y las tierras de labor tenían los mismos límites, idénticos colores, los árboles quietos en los enclaves de siempre…

En el margen de la carretera, sobre un mojón de piedra, te sentaste a esperar y echar un rato. Te miran al pasar, te saludan, pero ninguno te llama por el nombre antiguo. Vigilas distraído el que fuera el hogar familiar, hoy habitado por venideros desconocidos de los que apenas sabes, que encuentran las marcas secretas que tú dejaras a lo largo de la finca y pasan de largo sin advertir en ellas códigos del destino…

Aparece entonces un coche que se detiene. Abren el portal y señalas con el dedo en su dirección: esa es tu casa, esa tu hija y ese tu hijo, ese es tu perro, esa tu esposa…ese que carga las bolsas de la compra eres tú…

Una bandada de pájaros en formación rompe el aire de la tarde. Se encienden luces amarillas en las ventanas. Detrás de las cortinas se mueve la vida.

Te tienes que marchar, es la hora, pero al romper el nuevo día sigues varado, perdido en un presente que no encarnas, que no puedes dejar de contemplar mientras pasa. Imposible, atrapado, firme…

Señalas con el dedo: esa es tu casa, esa que cuelga la ropa es mamá, esos los cerezos que plantaste con papá, ese perro que juega te conoce, esa hilera de lechugas te pertenece, y ese que corre en pantalón corto eres…

Y tú, soñando con los ojos abiertos la mañana que al fin te marches para poder volver algún día…

viernes, 7 de junio de 2013

Aviones



Cada vez que levanto la cabeza al cielo, descubro aviones en tránsito, dejando tras de si una estela blanca de recuerdos en ebullición…

Y me pregunto, ¿a dónde va toda esa gente?

¿Acaso no saben que todos los lugares son el mismo lugar, que el este termina donde comienza el oeste, que el sol que yo despido es el mismo que recibes tú, donde quiera que estés?

No hay a donde ir. Lo único que podemos hacer es bailar. Bailar con la vida.

video


(Sandra de Sá / Grabriel O Pensador - Dançando com a vida)

lunes, 3 de junio de 2013

Gurú



Hay quien preferirá siempre la convincente voz del gurú, antes que la solitaria melodía de su corazón.

Hablamos de un nuevo tipo de claustrofobia: el miedo a vivir encerrado dentro de uno mismo.